Eventos

En conmemoración a su disco “Sigue Siendo Dios”, el pastor, cantautor y compositor de origen estadounidense, Marcos Witt, visitó -este sábado- Puerto Ordaz para ofrecer un concierto en el CTE Cachamay.

El cristiano realizó una rueda de prensa -previa a su presentación- donde exhortó a los presentes a poner su mirada en Dios. En su visita a Venezuela, visitó solo dos estados: Anzoátegui y Bolívar, y espera en próximas oportunidades poder llegar a más lugares. Esta es la cuarta vez que Witt viene a Guayana, siendo su última vez hace cuatro años.

En declaraciones a la prensa, el ganador del Grammy Latino confesó que Dios lo sigue enamorando con “su gracia y su perdón”. Con respecto a la situación del país afirmó que pese a todas las dificultades que viven los venezolanos actualmente, “Dios siempre tiene el control y él `Sigue siendo Dios´. Eso es lo que venimos a traer a esta ciudad”.

Noche mágica antes de la salida de Marcos Witt, un poco más de las 7:00 p.m., por el escenario pasaron las bandas La Reforma y el Ministerio de Adoración y Alabanza de la Iglesia de Jesucristo. En su salida, Witt fue ovacionado por más de 10 mil asistentes, quienes corearon junto a él su primer sencillo “Alabemos”.

Durante su presentación no solo se dedicó a cantar, también oró por Venezuela, su gente, sus gobernantes y pidió consuelo para las madres de los mineros muertos en Tumeremo. Seguido de eso, continuó exponiendo cada uno de sus temas con la energía que lo caracteriza y con la compañía del cantante de rap T-bon. Juntos hicieron que el público brincara, aplaudiera y expusiera su fe en Dios.